7 destinos hippies en México

Pueblos en la sierra o a la orilla del mar, ambiente relajado, místicos, imán de artistas y jóvenes con buena vibra

1. Real de Catorce

En la Sierra de Catorce, en San Luis Potosí, descansa este pueblo remoto, entre montañas de difícil acceso. El paisaje es árido y la altura permite que las noches se conviertan en un observatorio astronómico.

De una próspera ciudad minera, sólo quedaron las ruinas de una iglesia, la tesorería, el panteón, el palenque y otros edificios donde se jura y perjura que habitan almas en pena.

"El pueblo fantasma" encantó a los viajeros, nacionales y extranjeros, y ahora esas casas antiguas de piedra alojan restaurantitos y bares, tiendas de artesanías alternativas, joyería huichol o de colguijes hippies.

Real de Catorce forma parte de la ruta sagrada Wirikuta, una peregrinación que emprenden los wixárika (huicholes) al Cerro del Quemado.

Uno de los hoteles más bonitos es el Mesón de la Abundancia, aunque también hay hoteles mucho más económicos y hostales, incluso se puede acampar por el cementerio.

No dejes de entrar a la parroquia, en una nave se conservan muchísimos ex votos de hojalata dedicados a "Panchito". Esta devoción se ha convertido en un verdadero arte popular.

¿Quieres más aventura? Aborda una Willy, un jeep de los años 40 y emprende una travesía para conocer los secretos, minas y pueblos abandonados del Altiplano potosino.

2. San Pancho y Sayulita, en la Riviera Nayarit

Dos pueblos en la playa habitados por muchos extranjeros con visión de negocio y ganas de vivir en absoluta tranquilidad. Admitámoslo, su arquitectura no es su mejor cualidad, sino su ambiente bohemio y joven, lleno de artistas y surfistas. Aquí también viven muchos retirados estadounidenses y canadienses. Algunos bares ubicados en la playa son un punto de encuentro para observar la puesta de sol: todo un espectáculo al ver sumergirse en el horizonte una pelotota anaranjada incandescente.

Cuenta con hoteles bonitos y económicos a unos cuantos pasos de la playa.

El viajero se topará con muy buenos lugares de especialidades del mar, galerías de arte, artesanías finas, boutiques de objetos de la India y más. Si quieres aprender a surfear, este es el lugar.

3. Puerto Escondido

Es el rey de las olas, imán de jóvenes y no tan jóvenes extranjeros (muchos italianos) que son propietarios de restaurantes. En Playa Zicatela está el mejor ambiente, con barecitos y restaurantes en la playa, tiendas y hoteles pequeños (no esperes lujo, pero sí calidez y servicio). Por las noches la escena musical de la electrónica, funk y hip hop es bastante atractiva con la presencia de varios DJs. Casa Babylon es un clásico: bar con biblioteca, mojitos y música viva. Si quieres seguir explorando la costa oaxaqueña incluye las pequeñas playas de San Agustinillo y Mazunte. Hay hoteles rústicos pero con estilo, ideales para parejas, mucho más económicos que en el Caribe mexicano, por ejemplo.

4. San Cristóbal de Las Casas

La ciudad de los Altos de Chiapas fundada en el siglo XVI conserva muchas de sus tradiciones, ceremonias, leyendas, calles empedradas y casas de arquitectura colonial que se distingue por sus patios interiores.

Muchos ex patriados eligieron este Pueblo Mágico como su lugar definitivo para vivir. Sociólogos, artistas, mochileros y demás turistas también se dejan atrapar por el encanto de San Cristóbal. Además, sigue siendo punto de encuentro entre simpatizantes zapatistas.

El Andador Turístico inicia en la Calle 20 de noviembre- Miguel Hidalgo. Ahí encontrarás el barroco Templo de Santo Domingo, la icónica y amarilla catedral con motivos vegetales en argamasa, realizados por manos indígenas, restaurantes, tiendas de ropa, ámbar y artesanías y algunos bares.

Incluye el Museo del Ámbar, instalado en el Convento de la Merced, en tu lista de lugares a visitar, al igual que el pueblo de San Juan Chamula, a muy corta distancia.

En cuanto a oferta hotelera dispone tanto de hoteles boutique como de hostales.

Lo mejor es su comida, sus quesos y sus textiles.

5. Malinalco

Pueblo Mágico del Estado de México, muy cerca de Morelos. Impresionan sus cerros de paredes verticales y su atmósfera mística y muy relajada. Sus casas antiguas hoy son ocupadas por hoteles boutique. Casa Limón es un buen lugar para un fin de semana romántico. Abundan las tiendas de decoración, galerías de arte y joyería hippie. Dicen que es un gran centro energético, por ello hay varios centros holísticos que ofrecen clases de meditación y yoga.

Prueba la cecina seca o rasurada del restaurante Las Palomas, la comida oriental del restaurante Koi y aparta una tarde en la terraza del restaurante Los Placeres.

Visita la zona arqueológica y el templo agustino. El convento aún es habitado por monjes.

Los días 3, 4, 5 y 6 de abril se realizará el Primer Festival Cultural de Malinalco.

Se encuentra a 104 km de la ciudad de México, pero cuidado, si vas por primera vez, es fácil perderse.

6. Todos Santos

A 73 km al norte de Cabo San Lucas se encuentra Todos Santos, otro Pueblo Mágico, pero único en México por encontrarse a mitad del desierto y en la orilla del océano Pacífico. Ahí las olas son lo suficientemente bravas como para llamar la atención de los surfistas.

Su ambiente es casual, fresco, bohemio. Como en otros sitios de México Todos Santos se ha convertido en refugio e inspiración de artistas extranjeros. Por ello notarás muchas galerías de arte. The chic Café Santa Fe es uno de los restaurantes favoritos, aunque también se ha hecho famoso el del Hotel California, aquel sitio legendario que muchos aseguran es el mismo de la canción de los Eagles. Cada año se organiza un festival de cine.

7. Tepoztlán

Tepoz tiene mucho de esotérico. Está lleno de spas, centros de meditación y tratamientos holísticos donde se encargan de equilibrar los chacras. Casa Fernanda es un bonito hotel para ir en pareja y saborear los platillos de su restaurante. Una opción más divertida y económica es el Tubohotel, un alojamiento dirigido a grupos de amigos y mochileros, construido con enormes tubos de asbesto. Una noche cuesta alrededor de 700 pesos.

En las calles principales se han instalado barecillos, tiendas de artesanías, piedras energéticas y cuencos para meditar, además de lo locales un poco improvisados donde dan masajes. El platillo estrella de la región es la cecina.

Artículos Relacionados con 7 destinos hippies en México

Deja un Comentario sobre 7 destinos hippies en México

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: tu contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién eres?
Tu mensaje
  • Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.

Articulos y tips de viaje sobre Playas en Mexico
Articulos y tips de viaje sobre Playas en Mexico
Articulos y tips de viaje sobre Playas en Mexico